Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TIPS PARA buenas prácticas en gestión de compras

Publicado:

CONTENIDO

gestión de compras

La especialización es clave en el entorno de una fábrica o empresa. Y es por ello que no es rentable para nadie fabricar todos los materiales con los que se va a trabajar en la actividad que desarrolla la empresa. El beneficio de la competitividad de las empresas y de los proveedores es una oportunidad de sacar partido. Eso sí, en este sentido la buena gestión de compras es clave.

Gestión de compras

La gestión de compras es una de las estrategias que lleva a cabo una empresa para controlar en qué se invierte su capital. Tres grandes pilares fundamentan el concepto de gestión de compras:

  • Conseguir los productos y servicios de la mejor calidad a través de proveedores escogidos.
  • Hacer que el valor total de venta y los beneficios sean elevados.
  • Conseguir gastar el mínimo presupuesto sin afectar la calidad.

La figura del jefe de compras debe velar por que se cumplan estos puntos.

Top 12 buenas prácticas en gestión de compras

  1. La estrategia de gestión de compras tiene que estar perfectamente alineada con la estrategia y el objetivo de la empresa. Este es el inicio de todo.
  2. Identificación de las necesidades reales de la empresa.
  3. Considerar la infraestructura informática que necesita el negocio. Apoyarnos en herramientas que ayuden a nuestra estrategias para la gestión de compras, operativa y logística.
  4. Desarrollo y formación continua de las habilidades del personal que se dedique a esta tarea.
  5. Benchmarking o comparación de precios. Cuantificar el valor y cualificar las mejores prácticas. Es decir, medir tanto lo que valen los materiales que necesitamos y su valor en el mercado y controlar y medir con indicadores nuestras propias prácticas y estrategias.
  6. Medir el ahorro que vamos a conseguir en cada momento; este valor es muy fluctuante y hay que tomar la referencia en el momento de hacer la compra no en el pasado
  7. Personalizar la relación con nuestros colaboradores. Establecer diferentes metodologías según en qué nos repercuta cada proveedor a nivel monetario. El valor añadido cambia sustancialmente y hay que saber distinguir bien en qué dedicamos nuestro tiempo.
  8. Simplificar los procesos. Observar, medir, y replantear los procesos.
  9. Los procesos de la gestión de la compra no deben improvisarse. Debemos crear documentación relacionada y de referencia.
  10. Revisar los pedidos al recibirlos. Los materiales que nos llegan deben ser manejados, revisados, comprobados, almacenados e introducidos sus datos en un sistema informático que nos ayude a su gestión y control.
  11. Aprobar las facturas que nos remiten los proveedores. Tenemos que haber recibido todos los datos que necesite nuestra organización, en forma de albarán para poder aprobar el pago al proveedor.
  12. Llevar un control de la actuación del proveedor. De esta manera controlamos los resultados. Hay pues que recoger las incidencias acontecidas e introducirlas en nuestros sistemas informáticos. Posteriormente, se procederá al análisis de estos datos. Es importante que el proveedor conozca estas incidencias para que la relación pueda funcionar y para controlar nuestras posibles pérdidas.

La buena gestión de compras debe mejorar nuestra competitividad a través del control del precio de compra, la confianza y calidad del proveedor y el tiempo de entrega oportuno.

Array
Mas
entradas